• Facebook Social Icon
  • YouTube Social  Icon

Cuida y limpia tu bicicleta

Una bicicleta bien cuidada dura mucho más tiempo ya que el riesgo de que algunas piezas se estropeen o se rompan es menor, además algunos componentes pueden oxidarse y dejar de funcionar correctamente.

Cada cuánto limpiarla

El cuidado de la bicicleta depende del uso. En las bicicletas de montaña, por ejemplo, se recomienda limpiarla después de cada salida. Para las demás, con una limpieza periódica será suficiente, en función de la frecuencia de sus salidas.

Cómo limpiarla

Es muy importante no emplear agua a alta presión, ya que podríamos dañar los sistemas de rodamientos. En caso de utilizar agua, debe hacerse de manera muy cuidadosa.

El cuadro y las llantas podemos limpiarlas con un producto especializado como Luminia metales aplicándolo con un paño o una esponja. Eliminaremos los restos de suciedad procedentes del asfalto y tierra y también daremos brillo.

Necesitarás algún tipo de disolvente suave para la limpieza de las partes grasosas como la cadena, para ello existen disolventes para uso específico en bicicletas.

Asegurando los tornillos de la bicicleta

Las bicicletas se componen de muchas piezas móviles y es normal que muchos de ellos se vayan aflojando con el uso de la bicicleta. Es importante ajustarlos regularmente, ya que al estar sueltos o ajustados de forma incorrecta, pueden ocasionar bajo rendimiento, desgaste o incluso riesgos a la seguridad.

Repitiendo estos pasos de manera regular, mantendremos nuestra bicicleta en un estado óptimo.

  • Facebook Social Icon
  • YouTube Social  Icon

Tecnología

Microtech